viernes, 6 de noviembre de 2009

Criminales católicos

Afirmar que en España la mayoría de los criminales (asesinos, violadores, pedófilos, ladrones, corruptos, etc.) son católicos es casi una obviedad. Ya sabemos, o por lo menos eso afirmaba la Iglesia Católica de mi niñez, que el bautismo imprime carácter, por lo que una vez recibida las “aguas”, ¡zas!, ya no hay quien te libre del catolicismo, ni tú apostatando, ni el Papa con la excomunión.
Por eso, si la mayoría de los y las españolas de sangre y mucho de las españolas y españoles por carta de naturaleza y residencia fueron bautizados de pequeños y algunos ya de mayores, la mayoría de los criminales españoles son católicos. Claro que también son católicos nuestros mejores intelectuales, científicos, políticos, etc.
Pero en este post quiero hablar de dos noticias de actualidad, donde el catolicismo de sus personajes agranda la monstruosidad de su crimen.
Me refiero, como no, al político del Partido Popular y miembro de la católica Comunidad Neocatecumenal Javier Rodríguez de Santos y al médico y trabajador del Hospital Universitario de Navarra, dependiente del Opus Dei, José Diego Yllanes.
El exconcejal del PP ha sido condenado por los tribunales a 2 años por malversación de fondos públicos, por usar tarjetas de crédito del Ayuntamiento de Palma de Mallorca en diferentes puticlub y mantener sexo con hombres. Pero sin duda, su crimen más repugnante ha sido el abuso sexual a dos menores amigos de sus propios hijos a los que conoció en las ceremonias de la Comunidad Neocatecumenal a la que solía asistir. Según el juez, queda probado que Javier Rodrigo de Santos cometió un delito de abusos sexuales, con acceso carnal por la vía anal con un menos de 14 años, así como practicar una felación al adolescente de 16 años.
José Diego Yllanes, hijo de un conocido médico, se ha reconocido asesino de la joven Nagore Laffage Casasola. Este crimen es especialmente repugnante por lo que se transparenta. Se trata sin duda de un crimen machista (violencia de género) y clasista. Un chico médico, de buena familia, con novia y muy religioso, que se cree con el derecho de mantener sexo no consentido con una simple enfermera (“Le gustaban las de enfermería" ha testificado una amiga durante el juicio). Ante la negativa de Nagore, y posiblemente sorprendido que una trabajadora se negara a mantener relaciones con él, atractivo hijo de un prestigioso profesional y psiquiatra en ciertes, la asesinó, intentó descuartizarla y después la intentó ocultar.
Estas historias me producen dos reacciones: repugnancia, sí, pero también sorpresa. ¿Qué educación han recibido dos personas educadas “como dios manda”, de familias muy religiosas, que se suponen que aprendieron a diferenciar al mal del bien, socialmente adaptadas, pueden cometer crímenes tan espantosos?.
Tengo la convicción de que la educación religiosa recibida, la represión de los sentimientos y las emociones de la que la educación católica hace gala, su machismo genético, la soberbia moral de la que hacían gala las familias, y factores de similar característica, les llevaba a considerar a los demás objetos de sus propias necesidades.
Por eso, José Diego Yllanes y Javier Rodrigo de Santos consideraban que tenían derecho a “usar” a los menores y a Nagore (que seguramente no era la primera). ¿Dónde quedaba su caridad cristiana? ¿Y los preceptos de no fornicar ni cometer actos impuros? ¿Se confesaban? ¿Existen sacerdotes que conocían tan espantosos crímenes gracias al sacramento de la confesión?
Y las dos cosas que más me indignan: que si en vez católicos hubieran sido agnóstico o ateos ya tendríamos a los católicos de pro señalando que la raíz de estos crímenes estaban en su falta de fe; y que ambos utilicen su adicción a las drogas legales e ilegales para justificar sus crímenes. Porque soy de los que creen que el consumo de alcohol y otras drogas no deben ser un atenuante sino un agravante.

7 comentarios:

  1. Olé, comparto contigo todas y cada una de las palabras que dices. Precisamente estos dos elementos que mencionas, no han sido "hijos" ni del agobio del obrero ni hijos de la, para mí, descafeinada Educación para la Ciudadanía, por lo tanto, ¿por qué se comportan así si tan claro tienen que reciben e imparten la mejor educación que se puede recibir e impartir?. Lo dicho, algunos textos sagrados deberían clasificarse "X" y leerse sólo en Iglesias Porno para adultos.......,

    Chavela

    ResponderEliminar
  2. catolico gracias a Dios10 de noviembre de 2009, 6:41

    De todo hay en la viña del Señor. Pero has obviado interesadamente nombrar a los católicos que tanto odias, que están dando la vida literalmente por ayudar a otros en países a los que tú no irías ni atado, sin recibir nada a cambio. A todos/as los que en estos momentos de crisis están dando de comer a tanta y tanta gente, EN COMEDORES SOCIALES DE LA IGLESIA CATÓLICA por cierto, y que no tienen nada que llevarse a la boca, aquí en tu ciudad, no tienes que irte muy lejos. O a los jóvenes que por la noche recorren las calles con café y alimentos para repartir entre los sin techos, a la vez que le ofrecen algo que nadie les da: su tiempo.
    Podría enumerarte tantas cosas que se me quedaria demasiado pequeño todo tu blog, pero sobre todo decirte, que afortunadamente, esos a los que tanto odias, son inmensamente felices. Lo siento.
    ¡¡Jesucristo ha resucitado!! ¡¡ALELUYA!!

    ResponderEliminar
  3. ¿Por qué no hacemos una redada y detenemos a todos los católicos? Algo así como las FARC: primero secuestras y luego compruebas, porque seguro que encuentras gente que son muy malos... Además, que no digan lo de la excepción que confirma la regla, nada de eso, aquí está claro que todo el mal proviene de leer cosas como amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, y cosas por el estilo, vamos hombre... Lo que pasa es que a Hitler se le escaparon muchos católicos, peo todavía estamos a tiempo. En China sí saben tratarlos: campos de concentración y a la Reeducación social... Nosotros ya vamos preparando las bases...

    ResponderEliminar
  4. Os estáis equivocando en el enfoque del tema... José Diego no era católico y su padre era un simple neurocirujano que no trabaja ni en la Clínica universitaria, sino en el Hospital de Navarra... Él es sin más un asesino como otro cualquiera... Pero se está aprovechando este caso para sacar los comentarios anti-clero. No seamos tan listos sin conocer lo que realmente pasa, pidamos justicia por los hechos que son claros y estremecedores, no por lo que la gente sea y más sin saber... Un poco de intelegencia nos vendría bien a todos...

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo contigo. Esto no es más que una nota más del odio visceral a todo el que no piense igual, en este caso,como el autor de este blog.Qué verdad es que la ignorancia es muy atrevida. Una muestra más de tolerancia y respeto.

    ResponderEliminar
  6. ¿puede ser este artículo constitutivo de delito?. Pregunto, porque a la gente no se le puede ir llamando criminales así, porque a uno le de la gana. Me parece que es muy, muy fuerte y que se ha pasado muuuuchos pueblos.

    ResponderEliminar
  7. Creo que con este articulo, tu blog pierde credibilidad, y te lo dice un ateo extremo.
    El texto no tiene ni pies ni cabeza, y si lo que querias era simplemente verter una opinion bien construida desde un punto de vista literal, pues te doy un aprobado, pero de tanto rebuscar las palabras idoneas en el diccionario de google para que quedara como un articulo "culto" , se te olvido el contenido.
    Un saludo, y escribiendo de esta manera, tendras muchisimas visitas y por ende un gran "exito" que despues de todo, de eso se trata, de acumular visitas.

    ResponderEliminar